Make your own free website on Tripod.com

Desde mi mismo

Poemario Personal

Home
¿Qué es Poesía?
Poemario Personal
Poemario Personal II
Poesía Puertorriqueña
POETAS FAVORITOS
Hermosas poesías de todos los tiempos
Páginas Relacionadas
Visita mis creaciones
Algunas Recomendaciones

Mis poesías

tgc_flor_02.gif

Firma mi libro de visitas  Viaja por mi libro

linea.gif

Copyright © 2004-2005 Julio A. Torres Pérez. Todos los derechos reservados.

linea.gif

 

Enigmas del corazón

 

A veces cuesta decir te quiero.

A veces cuesta robarse un beso

sin sentir el miedo

al corazón que galopa.

 

A veces cuesta cerrar la llave

que hace inundar el mar del alma.

Cuesta disimular este amor

que acorrala el alma

y la deja en una esquina, esperando.

 

Cuesta mirarte sin decirte nada.

Cuesta amarte en silencio

sin poder abrasarte, besarte,

y decir te quiero.

 

Cuesta no pensar en ti

por que estas en mi caminar

en mis sueños y en mis desvelos,

estas tú, esperándome.

 

Cuesta no amarte sin pensarte

por que en mi locura estás pleno,

acorralando mis sueños,

cosechando mis anhelos de niño-hombre.

 

Cuesta callar, cuando llamas,

porque hay tanto que decir,

y solo digo tu nombre.

Tu solo nombre.

 

Cuesta mirarte a la cara y seguir nuestro camino

como si no pasara nada, cuando en verdad

quiero ser ladrón y arrancarte un beso,

ese beso que no esperas, ese beso que deseamos los dos.

 

Yo

 

Un pequeño signo de vida

en este gran camino de vida.

Un pequeño ángel cuando duermo

este inexplicable sueño.

 

Un amor inconsciente vivo

en este mundo de odios

donde mi vida cabalga

solo por amor.

 

Desbordar la copa

 

Sin miedo a amar,

con las manos llenas de deseos

van dos niños escondiéndose

tras un millón de besos deseados.

 

Un amor prohibido, escondido entre paredes,

bajo las caricias que solo existen en la imaginación.

 

Un amor prohibido, que ignora el que dirán social,

que busca la plenitud del alma encendida en amores.

 

Un amor al borde del desborde,

al punto de cocción entre saludos inocentes,

entre sonrisas maliciosas y miradas picaras que al mundo nada dicen,

pero que a ellos queman el alma en el secreto silencio.

 

Deseos y pasiones reprimidas en un andén sin pasajeros.

Sueños compartidos que no tienen realidad,

en una época de prejuicios y prohibiciones

que atormentan dos niños en la inocencia de su amor.

 

Ese amor callado, que cada vez crece más,

y más, y más... escondido en el silencio de unos labios

que solo quieren desbordar la copa llena.

 

Que nada digan

 

Que nadie se entere

de nuestro idilio.

Que nadie se entere

de nuestro amor.

 

Que nadie escuche

nuestros suspiros

que gritan al mundo,

en silencio, nuestro amor.

 

Que nadie sospeche

que nos escapamos

y entre sábanas de nubes

nos hacemos en amor.

 

Que nadie sospeche

lo que callamos,

lo que vivimos en el silencio

escondidos de la gente.

 

Que nadie escuche

a nuestros ojos

cuando hablemos

de nuestro prohibido amor.

 

Que todos, la lengua se muerdan

cuando juzgarnos intenten

y que todos se queden mudos

al envidiar nuestro gran amor.

 

No estás

 

En esta oscuridad absoluta

entre velas, linternas

y un añejo quinqué heredado

te sueño en la distancia.

 

En esta oscuridad sepulcral

tus ojos iluminan mi alma

y me llenan de luz

aunque conmigo no estés aquí.

Aunque conmigo no estás

te tengo en mis recuerdos,

viviendo en mi corazón

y acurrucado en mi alma.

 

Si supieras como te extraño,

cómo deseo tenerte cerca junto a mi,

aquí, y poder mirarte y sumergirme

en el lago oscuro de tus negros ojos.

 

Acurrucarme junto a ti

y sentir que el calor de tu cuerpo

me arropa y me devora

con su fuego abrasador.

 

Aunque conmigo no estás

te hago el amor en el silencio

de un deseo profundo

que me acompaña en la soledad.

 

Aunque conmigo no estás

imagino tus manos

recorriendo todo mi cuerpo

tendido en un desván.

 

Aunque conmigo no estás,

estás en mi. Todo en mi

porque te tengo aquí, junto a mi,

en el alma que vive llena de ti.

 

En la soledad de un cuarto

 

Pensando en tus besos

y tu en brazos de otro.

Extrañándote en el tiempo

y tu acariciando a otro.

 

Este gran cariño que siento por ti

grita a diario cuanto te ansío,

cuanto te sueño en el infinito

de la distancia que cruelmente nos separa.

 

Una semana sin vernos, sin cara a cara hablarnos

escuchando al otro lado del celular, tu voz

sin tus ojos negros seductores poder distinguir

y enmudecen mi alma enamorada cuando los miran.

 

A veces quisiera correr y olvidarte.

En el pasado dejarte y de nuevo comenzar.

Mas cuando tu pensamiento me llega siento tus besos

acariciar el alma que enmudece y toda se entrega.

 

Cada vez que te pienso, enloquece un corazón,

un sueño hermoso muere de solo pensar

que en la soledad de mi cuarto no estás conmigo,

estás en la soledad de otro cuarto, con otro.

 

Prohibiciones

 

Lunes, inicio de la jornada.

Comienzo de un nuevo futuro

que se convierte en pasado

a cada segundo que no estas.

 

Retorno de la diaria jornada

y un romántico encuentro inesperado

entre las paredes acurrucadas

por la voz de Sonya Cortés.

 

El primer beso, la primera caricia,

primera mirada a nuestros desnudos cuerpos.

Primer contacto de dos pieles,

temblorosas de nervios ante la primera vez.

 

Un amor consumado a media sombra.

Un prohibido amor que se enloquece y se enciende

en el silencio de mutuos gemidos

que sellan nuestra primera vez.

 

El loco

 

Entre sueños no dormidos

yace un loco enamorado

que busca entre sus locuras,

el amor que un día soñó.

Entre cada suspiro, un aliento.

Entre cada entero, su mitad.

Y cansado de buscar, encontró,

que era un simple desconocido.

 

Y...

 

Nada vale más

que el amor que me tengo.

 

Nada vale menos

que el amor que me das.

 

Mas, si en la vida

el amor tuviera precio,

que infelices seríamos

los que no tenemos dinero.

 

Poema 2

 

Descubrirse desnudo y vacío

entre sueños apagados

que no contestan el por qué

de este corazón solo y vacío.

 

Dormir sin sueños entre oscuridades

que vacían un letargo alargado

de sueños que no dejan vivir

un corazón loco y enamorado.

 

¿Por qué vivír si no muero por ti?

¿Por qué morír si no vivo sin ti?

¿Qué le hiciste a este corazón

que no deja de soñarte, aquí?

 

Dime, ¿cómo pude vivír así,

soñándote, viviéndote, llorándote

en el hondón del alma

que no vive, si no estás aquí?

Nacer al Amor

 

Ilusiones que llegan al alma vacía

sin saber de donde llegan

ni a donde te llevarán.

 

Confusión de sentimientos

que acorralan el alma dormida

entre amores por nacer.

 

Luchas, encuentros, vaciedades

que se llenan con certero beso,

con una sonrisa que anuncia

la bella alegría de vivir de nuevo.

 

Verdades que tienen que salir a la luz

para encender el deseo o el rechazo

de un corazón vacío y triste, que busca

entregarse entre realidades vivas.

 

Inmerso en la soledad

 

Caminar por el mundo es una excusa

para no encontrarse en el interior

de un alma que ansía tener sueños

y pasiones encendidas en algún seguro rincón.

 

Escuchar tu nombre y estremecerme.

Verte y desear tenerte en mis brazos,

abrazándote, besándote, soñándote,

poseyéndote en la inmensidad de mi mar de pasiones.

 

Estrechar tu sonrisa entre mis labios

y besar tu sueño, despierto en mi

para entregar cuanto tengo y quiero

por el amor que te tengo.

 

Oh, que loco amor el de un pordiosero

que sueña contigo en la distancia de un pensamiento

que vuela hacia lo inconcluso,

hacia lo que es, solo en nuestra conciencia.

 

Vivir soñándote, creándote en el silencio

de un corazón, de un alma vacía y sola,

desesperada por los sueños que pasan,

inmersos en la soledad.

 

Esperándote

 

Un vacío enternece el amanecer

que desprende su vuelo arrebatador

y enmudece los sueños vírgenes

de un día que murió sin nacer.

 

Abandonado en el horizonte azul

sueña que algún día tendrá las alas

para volar al infinito

y destruir el vacío que quedó.

 

Tu

 

Partir hacia donde nunca estuve,

donde encuentro mi inspiración

y me vuelco en momentos

que nunca imginé vivir.

 

Regresar y descubrir

esta soledad amarga

que marchita un corazón

que solo, ansía amar.

 

Pasó su tiempo y tropezó

con una nueva esperanza

envuelta en amaneceres

y días que nunca terminan.

 

Esperanza que mata

una soledad vieja

y rejuvenece un corazón

libre y sencillo, para amar.

 

Nacimiento

 

Detrás del andén aquel

hay una rosa amarilla

esperándo un Don Juan

que la corte y la seduzca.

 

Una rosa que provoca

deseos aún no nacidos,

separados por una cripta,

que no sé, si algún día se romperá.

 

Oh rosa, como extraño

el aroma que no respiro,

el color de la esperanza que nace

de una hermosa amistad.

 

Parto que provoca el nacer

de sentimientos nuevos

que dan luz a mi noche obscura

y me envuelve en su sola mirada.

 

Sin oasis

 

Este desierto arenoso

que es el alma mía

es como laberinto pedregozo

dónde no se percibe el oasis.

 

Sed que quema, que seca,

que enmudece hasta el alma

que camina con un solo rumbo

sin importar la sed.

 

Saber que al final el me espera, me llena de fuerzas,

pues su sola precencia imaginada

me arrebata el alma

y el cuerpo se queda vacío.

 

Oh, este destierro que sufro

por amor a mi amado

que paciente espera mi corazón

que en la impaciencia le espera.

 

El me espera y yo le espero,

nos esperamos los dos, mirándonos a cada instante

mientras mi alma en su hoquera

con gusto se quema.

 

Nada

 

Nada es tan grande

como el amor que me das;

nada es más grande

que el futuro que me prometes;

¿Y yo, que te doy? 

Sufrimientos y más dolor.

Vivir 

Ir por la vida sin pensar en nada

olvidándose del tiempo que pasa.

Que pasa sin pasar por mi vida

y camina desorientado por el sol.

 

Quemándose de frío helado

está el alma desnuda y vacía

que no tiene un atrojo de fuerza

para sentir lo que es querer.

 

¿Será, vivir, lo que vivo

o lo que aún no he vivido,

por vivir malvivido, en un mundo

que no he podido zurcir?

 

¿Me pregunto si algún poeta

habrá podido descubrir

si la vida es vivir sediento

o si solo es dormir?

Soñar

 

En la soledad de mi mismo te espero.

Te espero en la esquina del alma, sentada.

Sentada en el filo inerte del amor

que no aguanta esta lejanía infernal.

 

Desde el laberinto en que estoy perdido

a voz en grito te llamo

y en el silencio ensimismado

escucho tu voz tan lejana.

 

En la prohibición de nuestro amor

se desgarra el corazón y languidece

cada mañana, al amanecer, cuando te busca

y descubre al despertar que solo eres un sueño.

 

Desperté, me aseé y comienza un nuevo día;

laborar mientras espero tu diario regreso

para hacernos el amor

y decirnos, un inhóspito hasta luego.

 

Copyright © 2004-2005 Julio A. Torres Pérez. Todos los derechos reservados.

Por temor a perderte 

 

El cielo estrellado

y yo pensando en ti.

La luna llena

y yo pensando en ti.

 

Acaso es posible vivir así,

pensándote, añorándote,

deseando tenerte cerca

y conformarme con solo mirarte,

con el solo pensamiento que llamarás.

 

¿Vivir así?  ! Ese es mi castigo!

Pues aunque eres de otro mi corazón te pertenece.

En las noches siento que estas muy cerca de mi,

y te busco en mi cama vacía y sola.

Te busco en cada suspirar,

en las cosas que a ti me recuerdan,

en nuestras salidas, a escondidas,

dónde comemos y hablamos,

mientras nuestras miradas

se hacen el amor en silencio.

 

Te busco en el silencio de mis pensamientos,

dónde vives escondido sin poderte sacar,

sin poder abrazarte y darte un beso...

por temor a pederte.

 

Por temor a pederte

me conformo con tu sola amistad,

que me llena a cada instante

y que me hace quererte cada vez más.

 

He sentido a mi corazón

Gritar tu nombre, más nada reclamo

Pues tiene temor a perderte.

Poesias Inéditas. © 2004 - 2005 Julio A. Torres Pérez.