Make your own free website on Tripod.com

Desde mi mismo

Poemario Personal II
Home
¿Qué es Poesía?
Poemario Personal
Poemario Personal II
Poesía Puertorriqueña
POETAS FAVORITOS
Hermosas poesías de todos los tiempos
Páginas Relacionadas
Visita mis creaciones
Algunas Recomendaciones

Mi esperado Ladrón

Copyright © 2004-2005 Julio A. Torres Pérez. Todos los derechos reservados.

 

Llegaste.  Sin esperarte,

sin desear entregar el alma

te adueñaste de todo

lo que creía me pertenecía.

Llegaste, y tu mirada me estremeció

desde el mismísimo primer contacto.

Mi corazón comenzó a galopar

y salió del ensimismamiento

y desperté a la luz, se fue la soledad,

y mi corazón se estremeció de emoción.

La luna fue testigo del delito

que cometiste en mi interior.

Robaste mis pensamientos,

Robaste mi corazón, y solo ansío escuchar tu voz.

Me enternece tu sola mirada,

que me arropa en el viento de tu dulce sonrisa,

de tu dulce mirada: esa mirada cómplice de nuestras escapadas.

Creí que la adolescencia era una etapa pasada.  Me equivoque.

Tú me has hecho sentir que es un estado de ánimo

al que involuntariamente he regresado, por ti.

Oh, mi dulce esperado ladrón, que suerte que estas aquí, para mí.

Que suerte que tu voz llega hasta el hondón de mi infinito

Y me hace sentir..., me hace sentir...

que vivimos, que hemos renacido

aunque no seas para mí.

En la soledad de un cuarto

Copyright © 2005 Julio A. Torres Pérez. Todos los derechos reservados.

 

Pensando en tus besos y tú en brazos de otro.

Extrañándote en el tiempo y tú acariciando a otro.

Este gran cariño que siento por ti

grita a diario cuanto te ansío,

cuanto te sueño en el infinito

de la distancia que cruelmente nos separa.

 

Una semana sin vernos, sin hablarnos cara a cara

solo escuchando tu voz al otro lado del celular,

sin poder distinguir tus ojos negros seductores

que enmudecen mi alma enamorada cuando los miran.

 

A veces quisiera correr y olvidarte

dejarte en el pasado y comenzar de nuevo.

 

Mas, cuando me llega tu pensamiento

y siento tus besos acariciar el alma

enmudece mi alma y se entrega toda.

Cada vez que te pienso, un corazón enloquece,

muere un sueño hermoso de solo pensar

que no estás conmigo en la soledad de mi cuarto

sino en la soledad de otro cuarto, con otro.

Poesias Inéditas. © 2004 - 2005 Julio A. Torres Pérez.